Cuentos Textos

Mi problema

sugus-sebastian-defeo-sajarijirafas

Yo de chico tenía un problema jodido. Jodidísimo. Me encantaban los caramelos Sugus de manzana y detestaba los caramelos Sugus de menta.

Cada gusto era abanderado de los rincones opuestos de mi alma y me embadurnaba con alegría o repugnancia y siempre, siempre, con sorpresa. Porque ese era mi problema. No tenía ni la más puta idea de cuál era la frontera entre los dos caramelos.

Uno tenía el papelito verde oscuro y, el otro, el papelito verde claro. Pero jamás me podía acordar cuál era cuál.

Quizá yo era un nene bastante pelotudo. O por ahí el horror de comer un Sugus de menta me cacheteaba cualquier certeza y entonces dudaba y dudaba y dudaba y dudaba.

Porque no exagero. Era horror.

Es más, me acuerdo de una mañana de invierno en la escuela mientras se izaba la bandera. Busqué en mis bolsillos para encontrar un puñado de caramelos surtidos. Y ahí estaban. Uno verde clarito y uno verde oscuro.

Miré.

Dudé.

Dudé.

Elegí.

…menta.

Era de menta.

La recalcada concha de la lora, era de menta.

Contorsioné a mi cara y mi alma en el asco más inmundo de mi vida. Y no exagero. Era como chuparle el culo a un chancho, comer una orgía de cucarachas, lamerle las axilas a tu enemigo. Todo eso, junto.

Quise escupir y me terminé baboseando la bufanda. Me sentí un pelotudo.

Y así y todo después ni en pedo me podía acordar cuál era de menta, si el de papelito verde claro o el de papelito verde oscuro.

Podría, por supuesto, haber sacrificado la ancha alegría de comer caramelos Sugus de manzana y quedarme nomás con los de frutilla y los de naranja y esas pelotudeces. Podría haber ido por lo seguro. Pero qué vida de mierda hubiese sido.

 

Sebastián Defeo
Comentá | +Cuentos | +Textos

No te pierdas de nada. Recibí safarijirafas directo a tu mail.

Comentarios

comentarios